Japón tiene una industria del entretenimiento o de la cultura tan potente a escala mundial que son muchos los elementos de su historia o su folklore que han llegado hasta nuestro día a día. Eso sí, la mayoría de las veces estos elementos nos llegan sin todo el contexto que los rodea.

Vemos una película y de repente aparece una especie de tortuga que camina erguida y tiene una burbuja de agua sobre la cabeza; en un cómic vemos como el protagonista evita una discusión con unos tipos con camisas estrafalarias, pequeñas gafas de sol y manos con algún dedo de menos; y sí, podemos darnos cuenta de que deben ser mala gente, pero no captamos todo lo demás. Cuando nos movemos entre personajes como el samurai o la geisha nos sentimos más seguros, porque creemos que los conocemos... pero lo que pensamos que fueron y la realidad pueden ser cosas distintas.

En estas sesiones daremos un repaso a algunos de estos personajes estereotipados y muy presentes en la ficción en su contexto real e histórico... Si es que existieron.

Conducidas por Jonathan López-Vera [@JonathanLVera, @HistoriaJaponesa.com].

 

Inscripciones, precios y condiciones

 

Sesiones del ciclo

El samurai es sin duda el personaje más famoso dentro tanto de la historia como de la ficción japonesa, quizá por eso ambos campos casi se funden y creemos que fueron reales muchas características que conocemos por el manga, los videojuegos o las películas. Y en la época más famosa de los samurai a sus grandes señores se los conocía como daimyō, en guerra unos contra otros por la conquista de todo Japón.

Ambos viviendo en el lado oscuro, en la sombra, uno encargándose del trabajo sucio de los samurais y el otro metido en toda clase de negocios turbios. No puede haber buenas historias sin villanos, así que a estos dos los hemos visto miles de veces, pero quizá no los conocemos tanto como creemos.

Pueden parecer polos opuestos, pero nada suele ser lo que parece, porque en el
 Japón antiguo había ejércitos de temibles monjes guerreros que luchaban con la
 misma fiereza que cualquier samurai, mientras que de una geisha no hay que
 esperar otra cosa que una excelente conversación y un gran dominio de la música
 y la danza.

Monstruos, duendes, fantasmas, los puedes llamar como quieras, aunque
 ninguno de estos nombres será demasiado exacto, porque hay muchísimos y muy 
variados. No los veremos todos, ni muchísimo menos, pero sí los más
 característicos y curiosos.

INSCRIPCIÓN

Plazas: Mínimo 4 personas

Período: martes 30 de junio, 7, 14 y 21 de julio

Horario: 18:00h a 20:00h

Precio: 24 €

Inscripción (hasta el 22 de junio): Rellena el formulario a continuación y recibirás un correo con la información necesaria para formalizar la reserva de plaza.