Hana Matsuri

publicado en: Tradición

Cada 8 de abril, en la mayoría de templos budistas de Japón, tiene lugar el Hana Matsuri (花祭り), el festival de las flores, en el que se celebra el nacimiento de Buda. Pero este día no está incluido en el calendario de festivos nacionales, ya que su origen es religioso.

Se cree que el primer Hana Matsuri se celebró el 8 de abril del año 606, con el príncipe Shotoku en activo. Más tarde, durante el periodo Nara (710-794), el festival se extendió a los templos más grandes, y durante el periodo Heian (794-1185) finalmente se convirtió en un evento anual común en todos los templos.

El aniversario de Buda, que recibe el nombre de Kanbutsue (灌仏会), se celebra en Asia en distintas fechas, como pasa con otros acontecimientos tradicionales. Por ejemplo, en Japón se celebra el 8 de abril del calendario gregoriano y, dependiendo del templo, el 8 de mayo del mismo calendario.

Según la leyenda, cuando Buda nació, nueve dragones hicieron caer una lluvia dulce que le dio su primer baño. Por eso, en el Hana Matsuri se reza a una estatua de Buda que se encuentra en un hanamidō (templete adornado con flores), mientras se va vertiendo té dulce (amacha) de hojas de yiaogulan sobre la estatua, imitando el primer baño de Buda. Se cree que si bebes el té dulce que se usa en el ritual, repelerás las enfermedades. Es por eso que, antiguamente, muchos creyentes iban al ritual con unas cantimploras de bambú y las llenaban de este té.

En la antigüedad también realizaban otra práctica con la que creían que se repelía a los insectos. Consistía en escribir en un papel, con tinta hecha con el té dulce del Hana Matsuri, «El 8 de abril es un día de suerte, vamos a acabar con los gusanos» y luego se colgaba bocabajo en la puerta.